jump to navigation

Entrevista a Max Lemcke: de ‘Mundo fantástico’ a ‘Cinco metros cuadrados’ marzo 13, 2011

Posted by José Manuel Serrano Cueto in Cine español, Documental, Drama, DVD / Blu-Ray, Festivales, Friki Films.
Tags:
trackback

La última película de Max Lemcke, Cinco metros cuadrados (en la foto, Lemcke a la derecha con los actores), se proyectará en el próximo Festival de Cine Español de Málaga. Aprovechamos esta noticia para recuperar una entrevista que el firmante le realizó, junto a Alberto Quintanilla, en Pasionporelcine.es hace unos meses y, de paso, aprovechamos para recordar que el catálogo de Friki Films cuenta con el falso documental Mundo fantástico (2004), primer largometraje del director madrileño Max Lemcke (1967), que anteriormente había rodado los cortos Pepe el moro (1993), La vida imposible (1995), Todos os llamáis Mohamed (1997) y Pequeñas historias entre ventanas y teléfonos (2000). Director de Casual day, una de las propuestas más interesantes del cine español de los últimos años, Lemcke se ha acercado a Pasionporelcine.es para contarnos algunas cosas y adelantarnos un algo de su próximo proyecto.

Empezamos hablando de Casual day, que es la película que realmente te dio a conocer. La película obtuvo muy buenas críticas, pero nos gustaría saber si estás contento con su repercusión en el público. ¿Cómo fue?

La verdad es que estoy muy contento porque funcionó muy bien. En general a la crítica le gustó bastante y nos hemos encontrado que la gente de la profesión tiene cierta consideración hacia Casual day. Se le tiene estima y esto reconforta bastante. Y es cierto que la película me ha colocado en la industria.

Casual day es una de las películas mejor consideradas del cine español de los últimos tiempos. Pudo haber hecho más taquilla, pero no fue así. Algo falló, ¿no?

Es cierto que Casual day no tuvo el empuje adecuado. Conseguimos casi un millón de euros, lo que no está nada mal para el cine español y para una película pequeña, pero si la hubieran apoyado mejor podría haber llegado a más espectadores. Realmente yo creo que a la película le faltó un empuje en las primeras semanas. Y este es el problema fundamental de nuestra industria: que, una vez se tienen los productos, no se gasta el dinero suficiente en promocionarlos.

Pero, ¿tú crees que el público quiere ver cine español?

Yo creo que sí. De hecho sí se ve cine español. Y la prueba está en que se habla de nuestras películas. Entras a cualquier foro de Internet y la gente está loca con Pagafantas, por ejemplo. Cuando Casual day se editó en DVD, las copias se agotaron.

Mundo fantástico fue una autoproducción muy pequeña, muy indie y, por qué no decirlo, muy mala”

El salto ha sido importante. De Mundo fantástico, una película de bajísimo presupuesto que afortunadamente podemos conocer gracias al catálogo de Friki Films, casi amateur, a Casual day

Sí, Mundo fantástico fue una autoproducción, una cosa muy pequeña, muy indie y, por qué no decirlo, también es muy mala. Yo le tengo mucho cariño, pero es una película de aprendizaje. Tiene guión mío, aunque ya lo tocó un poco Pablo Remón, que es, junto a su hermano Daniel, uno de los guionistas de Casual day. Mundo fantástico es una ficción que se presentó como un documental, sobre todo porque muchos de los actores interpretan su propia vida. La película surgió porque tenía una amiga que trabajaba en ese local, Mundo fantástico, dentro de los “peep-show” (cabinas de espectáculos eróticos en vivo). Ella me pasó un diario de su experiencia allí y a través de él empezamos a trabajar. Cuando concebimos Mundo fantástico en realidad pensábamos que la compraría alguna televisión, pero no fue así.

La distribución en cines fue dificultosa, pero en septiembre de 2009 la editó Friki Films.

Sí, salió en DVD y con una edición muy cuidada junto a  un tráiler de Casual day, un cortometraje mío y material extra muy interesante. Soy de los que creen que hay que cuidar muy bien los extras de los DVD. Y creo que quizás el DVD de Mundo fantástico despierte el interés de los que han visto Casual day.

Sin una distribuidora como Friki Films, proyectos como Mundo fantástico quizás no vieran la luz. Es estupendo que exista en España una empresa dedicada al “direct to DVD”, algo que los americanos llevan haciendo décadas, alimentando el mercado del videoclub y las tiendas especializadas con productos producidos y rodados concretamente para ese ámbito.

He movido mucho Mundo fantástico y lo cierto es que el mercado está ahora un tanto enrarecido. Sin embargo, con Ignasi Lamarca, un tipo maravilloso, que está ahí currándoselo, va a salir adelante. De todos modos, Mundo fantástico funcionó mucho fuera de España. Estuvo en Karlovy Vary, Ginebra, São Paulo… Se movió por festivales de segunda división, de cine independiente. Yo creo que sí tiene su público, aunque, al ser autoproducida, pude hacer lo que me diera la gana, lo que no deja de ser más arriesgado. Por ejemplo, el plano que abre, con la protagonista totalmente desenfocada, a mí me sigue gustando mucho.

¿Quieres decir que en Casual day no tuviste tanta libertad?

No exactamente libertad, sino que un cineasta va evolucionando de película en película. Con Casual day quise trabajar de otra manera, pero también tenía vértigo porque tenía más gente encima del producto. Pero sí que ha habido un riesgo con la fotografía, muy oscura, y con la música, por ejemplo. Una de las responsables de la Telecinco decía que la película le parecía danesa por su frialdad.

¿Y se utilizan esos tonos oscuros y fríos por el tema que se trata? ¿Tú ves a las empresas tal y como las muestras en Casual day? ¿Estamos los trabajadores realmente alienados?

Hombre, hay un poco de todo, evidentemente. Nos interesaba mucho poner a unos personajes en una situación acotada porque, tanto Pablo como yo, queríamos llevar a los productores un producto factible, que se pudiera hacer. Empezamos a trabajar y salió Casual day. La idea es que fuera muy coral, con muchos actores, pocas localizaciones y que estuviese muy acotada en el tiempo. Pero sí que hay un trasfondo de la presión que sufre quien está dentro de una estructura empresarial. Yo de hecho estuve muchos años en una compañía y lo sufrí. No era igual que en la película, pero sí una lucha continua entre lo que uno desea y el engranaje en el que te acabas atrapando. Entonces hay que decidir. Yo recuerdo la mañana que decidí irme de mi empresa porque ya no aguantaba más. Al fin y al cabo, lo que hace el protagonista de Casual day es lo que les pasa a muchas personas que, en un momento dado, no pueden decidir libremente porque se encuentran presionados por el entorno, por las relaciones personales, familiares, sociales… Y al final viven una vida que no es suya. Pablo y Daniel, por ejemplo, habían observado esto en compañeros de estudios, que han acabado haciendo cosas muy alejadas de las que querían haber hecho.

Juan Diego está magnífico.

El personaje de Juan Diego es un prototipo de ese sector arcaico, tradicional, que todavía existe dentro de las empresas. La verdad es que está muy bien y se involucró desde el principio. No me fue difícil convencerlo: le envié el guión y quedamos a comer como a las quince días. Ya en la cita me decía esa broma de “me cago en los chinos” por todos lados. Lo contacté gracias a un amigo en común, José Ruiz.

En septiembre de 2009 organizamos un encuentro sobre el cine grabado en vídeo barato. Pusimos un documental, Te en-video, de un joven videoasta madrileño, Víctor Olid, del que pronto también veremos trabajos en Friki Films, y charlamos sobre el futuro del 35 mm. ¿Crees que este formato desaparecer?

No, depende un poco de cada proyecto. Si te puedes tirar semanas y que tu película tenga una textura que te funcione con 35 mm, pues estupendo. Mundo fantástico se rodó en vídeo y se hinchó a 35 milímetros, Casual day se hizo en HD porque nos venía mejor. Seguramente, las películas pequeñas ya no se podrán hacer en 35 milímetros, aunque ahora se están haciendo cosas en Súper 16, que parecía un formato en desuso. Los proyectos gordos se hacen en 35, pero los pequeños no creo. No creo en la guerra de formatos.

¿Qué puedes contarnos de tu próximo proyecto?

Después de Casual day nos ofrecieron hacer, a los hermanos Remón y a mí, otro guión y salió Cinco metros cuadrados. Es la historia de un hombre joven que tiene una pareja y que quiere establecerse: tener casa, casarse… Así que se hipoteca con un pisito que tiene cinco metros cuadrados de terracita, que es su gran ilusión, y de repente esa casa no se llega a construir por la crisis, así que se propone luchar por ese sueño y acaba viviendo en el pisto piloto de la urbanización que nunca se creó. O sea, que vive en una imagen de su sueño. En el fondo tiene algo que ver con Casual day. Yo creo que el arte tiene que plantear cierta crítica a la forma de vivir. Hay una cosa que sí me gusta recalcar y es que vivimos de una cierta tradición de humor negro… Y me gusta pensar que no estamos muy lejos de Azcona o de Berlanga, que era muy crítico, muy negro. Me entusiasma pensar que Berlanga y yo coincidamos en esos aspectos.

Entrevista por Alberto Quintanilla y José Manuel Serrano Cueto.

Anuncios

Comentarios»

1. Alberto Q. - marzo 16, 2011

Gracias por recuperarla. Qué recuerdos más buenos de aquella entrevista. Max es un gran tipo.

Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: