jump to navigation

‘Fernando Fernán-Gómez’, libro de la colección Cineastas de Cátedra abril 19, 2011

Posted by José Manuel Serrano Cueto in Cine español, Libros.
Tags: ,
trackback

Dice José Luis de Castro en su estudio sobre la obra de Fernando Fernán-Gómez, publicado en la colección Signo e Imagen/Cineastas de Cátedra, que “casi a diferencia de cualquier otro cineasta en la historia de nuestro cine, Fernando Fernán-Gómez vivió en sus propias carnes la repercusión directa (o incluso formó parte) de prácticamente todos los ingredientes que habrían de dar a cierro cine español de los años cincuenta y sesenta –quizás, y a la postre, el más arriesgado y vigoroso formal y semánticamente, el más lúcido y violento– su particularísima textura, su extremada, popular y virulenta crispación esperpéntica, de raíz sainetesca, que ejemplifican a la perfección películas tan extraordinarias como “esquinadas” por el Régimen como El mundo sigue (1963) o El extraño viaje (1964) (…)”, pág. 16-17.

Más de tres años después de su muerte, Fernán-Gómez es analizado por el profesor Castro de Paz en Fernando Fernán-Gómez, el volumen editado por Cátedra, justo trabajo para quien fue –y sigue siendo– uno  de los cineastas españoles más importantes, aunque veces no del todo reconocido, quizás por una dilatada experiencia actoral cuya popularidad ensombreció un ápice su obra como director. Partiendo de la idiosincrasia española, a veces incluso de sus tópicos más castizos, Fernán-Gómez elaboró una obra que sobrepasó el costumbrismo superficial de buena parte del cine español de su época (sus mejores películas se encuadran en los 50 y 60) sin renegar de él; incluso más bien sirviéndose de él. No en vano sus fuentes literarias fueron Wenceslao Fernández Flores, Miguel Mihura, Pedro Muñoz Seca o Alfonso Paso, si bien se da en todos ellos una constante: el humor, casi siempre humor de la deformación, lo grotesco, lo esperpéntico en definitiva. Se trata de mirar a la realidad para estirarla, exagerarla, afearla sin traicionar en ningún momento la esencia: la vida que refleja Fernán-Gómez tiene su réplica en una España gris, contradictoria, mísera e ignorante. El sainete archinesco fue un punto de partida, especialmente sus personajes, para una progresiva deconstrucción de los prototipos, construyendo “personas” cada vez más complejas, enraizadas de lleno con la sociedad española. Respecto a esa exageración de su cine, recordada es aquella secuencia de El viaje a ninguna parte en la que él mismo, dando vida a un cómico de la legua, es contratado para realizar un pequeño papel en una película: su exagerado “señoriiiiiito”refleja clarísimamente la diferencia interpretativa en la escena y el cine, y, por ende, la dificultad de muchos actores de la época para adaptarse al nuevo medio.

José Luis de Castro profundiza en la obra de Fernán-Gómez, deteniéndose, como suele ser habitual en la colección, en cada uno de los títulos de su filmografía, extirpando el entramado de referencias y creaciones propias que el actor-director frecuentó, detallando los recursos, metáforas, plasmando, en definitiva, la idea que él tiene de un artista poliédrico (actor de teatro y cine, director de teatro y cine, escritor de teatro y novelas…) al que debemos varias de las joyas de nuestro cine.

Texto: José Manuel Serrano Cueto.

Anuncios

Comentarios»

1. Mario Parra - abril 19, 2011

Maravilloso ese Extraño Viaje con el tito Jess Franco tan jovencito!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: