jump to navigation

Muere el actor Andrés Resino marzo 15, 2011

Posted by José Manuel Serrano Cueto in Cine español.
Tags:
5 comments

Conocido sobre todo por su papel de villano en la serie El Súper, a Andrés Resino, fallecido el pasado domingo, le recordarán los cinéfagos sobre todo por sus personajes en Jack, el destripador de Londres (José Luis Madrid, 1971) y La noche de Walpurgis (León Klimowsky, 1971), ambas con Paul Naschy, o en Los amantes de la isla del diablo (Jesús Franco, 1974). Así, a lo friki, también se encuentra en Holocaust parte seconda: i ricordi, i deliri, la vendetta (Angelo Pannaciò, 1980), la bélica Othello, el comando negro (Max H. Boulis, 1982) o la paranormal Regreso el más allá (Juan José Porto, 1982).

Fallece Amparo Muñoz a los 56 años febrero 28, 2011

Posted by José Manuel Serrano Cueto in Actualidad, Cine español.
Tags: ,
1 comment so far

Triste noticia. La actriz Amparo Muñoz murió ayer a los 56 años en su domicilio de Málaga tras una larga enfermedad. Miss Costa del Sol y Miss España en 1973, Miss Universo en 1974, renunció al título al negarse a hacer un viaje a Japón. Lo cierto es que ella siempre se quejó de la manipulación a la que la sometía la organización. Por su belleza, Muñoz conquistó pronto el cine e intervino en Vida conyugal (Roberto Bodegas, 1973), Tocata y fuga de Lolita (Antonio Drove, 1974), Clara es el precio (Vicente Aranda, 1974), Sensualidad (Germán, Lorente, 1975),  La otra alcoba (Eloy de la Iglesia, 1976), Mamá cumple cien años (Carlos Saura, 1979), Dedicatoria (Jaime Chávarri, 1980), Hablamos esta noche (Pilar Miró, 1982)… A principios de los 80 trabajó en México y después en la serie Sonatas de estío (Fernando Méndez Leite, 1982).

De sus últimos años caben destacarse Lulú de noche (Emilio Martínez Lázaro, 1985) y sobre todo, después de pasar varios años inactiva en cine, Familia (Fernando León de Aranoa, 1996), que, según confesiones propias para mi libro Malagueños en el cine, era su película preferida de todas las que había hecho.

La vida de Amparo Muñoz no fue fácil. Con sus parejas, entre ellas Patxi Andión y Flavio Labarca, no encontró la felicidad y Muñoz fue cada vez más presa de sí misma: las drogas fueron su condena, culpables en gran medida de su deterioro físico y psicológico.

Homenaje a una grande: Florinda Chico febrero 22, 2011

Posted by José Manuel Serrano Cueto in Cine español.
Tags: , ,
1 comment so far

Se nos fue la Florinda, que de Chico solo tenía el apellido; todo en ella era grande: su porte y su arte. Cómica de antes, el ahora, a veces tan estúpido, la veía anacrónica. En cine, un Jordi Mollá a la dirección le dio un huequito. No somos nadie (2002); efectivamente: no somos nadie. Ella, que había limpiado escaleras, quitado el polvo de los sofás más burguesitos, sempiterna chacha de las clases pudientes, casi siempre madrileñas, compás que era con Rafaela Aparicio de la servidumbre en el humor más cañí, a veces grueso (sí, grueso). Señorita, señorona, para servir, pero también madre, cuántas madres, con carácter, con pronto, u otras mujeres, vecinas, compradoras, amas de casa, gente de la calle… Humor (casi) siempre. Para Pedro Lazaga (Abuelito Made in Spain, 1969), Ramón Fernández (Cateto a babor, 1970), Agustín Navarro (La casa de los Martínez, 1971), Mariano Ozores (El calzonazos, 1974), Los bingueros (1974)…). Cinematográfica, catódica, teatral… Y echá p’alante. No se cortó en mostrar sus dos grandes mamas en aquel cine, otro cine, que también quiso contar con ella: Cría cuervos (Carlos Saura, 1976). Su dignificación intelectual (¿de qué coño estamos hablando?) la llevaron también a La casa de Bernarda Alba (Mario Camus, 1987), ofreciendo una Poncia de no olvidar. Pero ella no quiso dejar la comedia, aunque fuera chusca, y estuvo en tantas que me da risa solo de pensar en citarlas (fueron muchas, estaría carcajeándome un buen rato).

Ahora que ya no está, y como suele pasar, se glosa su figura casi con épica. Antes ella, como Ozores (los dos, Antonio y Mariano), Fernando Esteso o el también finado Juanito Navarro, eran carne de la “españolada” a olvidar, esa españolada que, mira tú por donde, sigue dando unos altos índices de audiencia. ¿Para cuándo un Goya de Honor para Mariano Ozores? A él, que ha dado mucho dinero al cine español, cosa que nos hace tanta falta… A Florinda ya no la veremos en el escenario de los Goya (bueno, sí, en el rodillo del año que viene, ese con que el público asistente a la gala manifiesta su poca ecuanimidad: no se aplaude a todos por igual).

Texto: José Manuel Serrano Cueto.